FORECAST: CLOUDY

Friday, February 23, 2007

Esta mañana leí este artículo firmado por Willi Kuntz el que a pesar de tener una vision un tanto apocalítica sobre la profesión del diseñador gráfico es una mirada bastante acertada, al menos para mí, de como funcionan las cosas para nosotros actualmente en este mundo posmoderno. Dejo mi traducción que hice un poco a las apuradas y resalte en negrita los puntos que más me impactaron.

Pronóstico: Nublado
por Wili Kunz

Mientras los cambios en el estilo visual, la educación, y la práctica evolucionaban predeciblemente en el pasado, algunos inesperados desarrollos están afectando al diseño gráfico de hoy.

A la profesión muchos de nosotros la recordamos como brillante y optimista, ahora es abrumadoramente introspectiva permeada por la ansiedad, el cinismo y el debate pseudo-intelectual.

El idealismo y la pasión por el trabajo creativo han sido reemplazados por la ganancia personal impulsada por el ego lo cual lleva inevitablemente a la frustración. Agravando el problema para los diseñadores que buscan el crecimiento personal y profesional se suman la sobrecapacidad de producción, un mercado de trabajo saturado, y lo más significativo, un corto e insignificante trabajo. Estas condiciones se han vuelto una parte de la vida que tenemos que poner en pausa y reflexionar en que es lo que esta sucediendo ahora mismo.

>Tecnología: Sin Manos

La mayoria de los diseñadores se dejan llevar por la ambición creativa. Cada uno/a usara su talento de forma diferente, pero últimamente cada diseñador desea crear un producto único e innovador visualmente. Los recién llegados al campo de trabajo que vienen de la experiencia académica, amenudo ignoran como una officina profesional (un estudio) funciona. Ellos asumen que su día de trabajo será haciendo diseños, para luego descubrir todo el tiempo que llevan las tareas técnicas periféricas o administrativas. Aprenden que en vez de practicar sus habilidades, sus computadoras los usurpan.

Hoy en dia, lidiar con un trabajo de diseño gráfico es imposible si no se sabe dominar una plétora de productos de software. Programas que en su mayoría son poco elegantes, para empezar, requieren frecuentes actualizaciones, haciendo que el diseñador difícilmente esté al día. Al momento que las intrincadas especificaciones de un programa se vuelven familiares una nueva versión lo reemplaza. Dominar cualquier programa, de hecho dominar cualquier cosa, es frustrante y consume tiempo, asi que el ciclo constante de re-educación deriva desde lo más insignificante hasta lo más satisfactorio del trabajo.

Los equipamientos electrónicos han reemplazado las herramientas tradicionales de expresión del diseño: el lapiz, el crayon y el pincel. El diseño se ha "desmaterializado". Las cualidades tácticas de los materiales como los trazos y los papeless de colores, los acetatos que a menudo inspiraban ideas se han vuelto inviables. Para el diseñador que disfruta de la sensualidad de trabajar con materiales reales, la ausencia del tacto, el olfato e incluso el sonido es desarmante, es como si una parte del sistema nervioso hubiese sido desactivada.

>Devaluación: listo para el basurero

Idealmente, la comunicación gráfica solía ser cuidadosamente planificada y producida para alcazar metas claras y realistas con una predecible cantidad de esfuerzo. El producto final era respetado y usado, para luego ser guardado por un período de tiempo. Los medios del diseño se limitaban a usar tipografías, fotografías, papel e impresiones para maximizar el efecto. Si todo salía de acuerdo al plan, el diseñador se sentía realizado y el cliente satisfecho.

Hoy, muchos diseñadores batallan con metas ambiciosas y poco claras, a menudo decididas en comité, mientras al mismo tiempo encuentran sus productos y su talento infravalorado.
Por cada pieza decente de comunicación, un millón de horrendas piezas son producidas. El diseño, la impresión digital y el fácil acceso a baratos pero excelentes fabricantes en otros países, han contribuido a reducir los costos. Los materiales gráficos producidos y distribuidos en abrumadoras cantidades se convierten en un fastidio y el consumidor crítico frecuentemente descarta las comunicaciones que no son efectivas de forma instantánea. La actitud difundida que el diseño puede ser reemplazado de forma barata y rápida ha fomentado la negligencia y el desperdicio.

El diseño digital fomenta el problema permitiendo variaciones instantaneas, devaluando el cuidado desarrollo original y privando al diseñador del sentido de autoria, reconocimiento y logro. Viendo ahora lo rápido que los diseños innovadores son bastardeados y comercializados

>Aislamiento: tan cerca sin embargo tan lejos

Ningún diseñador puede producir una solución efectiva sin estar al tanto de los parámetros de la tarea y familiarizado con la cultura del cliente. Experimentar como es la organizacion del cliente de primera mano provee al diseñador de un sentido de dirección y empatía con todas las personalidades involucradas. También provee de una oportunidad de experimentar el mundo fuera del estudio.

Hoy, los diseñadores están atados a sus computadoras por horas y terminan con poca interacción o contacto humano directo. Ellos producen trabajo con un disminuido sentido del propósito y escaso entendimiento o empatía con los problemas del cliente. Aunque parece estar más "conectado" con el mundo a través de internet, el diseñador está en realidad personalmente aislado.
Los proyectos son enviados ida y vuela electrónicamente entre diseñador y cliente con crípticas notas adjuntas. Con falta de presencia física, escala y textura, el diseño parece descorporizado, como si apareciera desde el espacio exterior sin haber sido tocado por una mano humana, fomentando el sentido de desconexión.

El aislamiento, por supuesto, no solo afecta a los diseñadores gráficos. Vivimos en un mundo donde el aislamiento personal se convierte más en una regla que una excepción. Las conversaciones por e-mail con colegas alrededor del mundo no parecen ser diferentes que las que tenemos con personas que estan cerca. Caminamos por la calle abstraídos del entorno inmediato, aislados de los alrededores por conversaciones vía celular o música a través de nuestros auriculares. Todo parece fuera de escala - las ciudades en que vivimos, los edificios y oficinas en que trabajamos, el espacio para comprar y jugar - reduciendo nuestro sentido de identidad y reforzando el aislamiento.

>Educación: atontando.

Una clásica educación en diseño solia integrar imaginacion. habilidad, conocimiento, entendimiento y experiencia. Años de estudios básicos, busqueda de interpretación personal, expansión de horizontes profesionales a través de la exposición a diversas especializaciones como la identidad corporativa, la publicidad, el packaging, y las exhibiciones de diseño eran los pasos típicos. El conocimiento y las habilidades necesarias para la práctica eran claramente definidas y entendidas. Eran adquiridas trabajando con excelentes maestros así como también estudiando un pequeño número de textos clásicos de diseño. Aprender de libros era un pasatiempo relajante y disfrutable que fomentaba un sentido de valor compartido y comunidad.

La tecnología moderna ha endurecido la mayor parte de las conexiones con el pasado y le a dado una nueva vuelta a la educación. Estamos operando en un extrañaño limbo donde las pericias tradicionales están siendo reemplazadas por el cambio constante de los estándares. EL medio digital borró las fronteras del diseño gráfico y alteró la manera en que las habilidades son aprendidas o aplicadas. El conocimiento necesario para la práctica ahora se ha incrementado exponencialmente - tanto que las "reglas" son indefinidas. Como resultado, hay un continuo e interminable debate acerca de qué se constituye como educación en el diseño hoy en dia.

Mientras tanto la educación se ha convertido en experimentación, moviendose libre de teorías o ideologías. "El buen diseño" ya no es mas pausible, posiblemente fué victima de la corrección política o el deseo de eliminar las ataduras a toda costa. Una multitud de enfoques visuales existen lado a lado para ser tomados. La decoración barroca es aceptada como si fuera suave como el modernismo. Expuesto a tantos difententes estilos visuales, el joven diseñador es despojado del sentido de la dirección, resultando en la confusión.

Hoy los diseñadores que se preocupan de mirar libros los consumen "escaneándolos" en vez de leerlos cuidadosamente y reflexionando en su contenido. En vez de apoyarse en teorías y principios estéticos que fueron las bases de la comunicación visual de generaciones previas, los diseñadores derivan su busqueda de inspiración en internet, revistas, películas, videos, música y textos filosóficos. El constante cambio en el paisaje de la cultura popular no provee una base sólida para una carrera, volviendo inseguro al diseñador.

A mayor complejidad en el problema del diseño, mayor será el rango de conocimiento y habilidades que seran necesarios para resolverlo. De proyecto en proyecto las habilidades y especializaciones requeridas varian. No podemos esperar dominarlas a todas. Hoy necesitamos ser diseñador editorial, mañana diseñador web, el dia siguiente diseñador que marque tendencia y despues ilustrador, etc., etc. La idea del diseñador como un hombre del renacimiento ya no se aplica; hay demasiadas competencias para que un solo individuo trate de atenderlas todas. Inevitablemente, el rol de diseñador se esta convirtiendo en pensador, planificador y coordinador de varias habilidades especializadas.

>Robo de identidad: la desaparición del genio

Ideas brillantes visualmente, impresionantes habilidades técnicas y artísticas y la capacidad de presentar convincentemente el trabajo era la marca registrada de un gran diseñador gráfico -una especie que lo tenía todo pero que ha desaparecido. El altamente competitivo ambiente de negocios de hoy en día es demasiado complejo como para que un diseñador opere exitosamente en solitario. En vez debe colaborar en equipos de proyectos sobre estrategias de negocios ejecutadas dentro del presupuesto y en los tiempos estimados para producir los resultados proyectados.

Cualquier diseñador que este mal preparado o desinteresado en las diferentes habilidades requeridas para funcionar en el complejo medio de hoy experimenta inseguridad y frustración. Para funcionar en un alto nivel, el diseñador idealmente debería ser entendido en marketing, comunicación, negocios, economía, sociología y psicología, tener facilidad para escribir y hablar en público. De echo, la mayor parte del tiempo un profesional con impresionantes habilidades en comunicación excede al diseñador visual. Es más, la computación fomenta un acercamiento dialéctico. Cada proyecto pronto evoluciona en un gran juego entre el diseñador y el cliente, quien hace cambios a paso rápido sin preocuparse por las consecuencias visuales.

Con la introducción de las computadoras personales y el software para gráficos en los 80. un nuevo campo de acción fue creado. El dominio del diseñador profesional, que solía ser un experto en estética y cuestiones de producción, se volvió accesible a virtualmente cualquiera interesado en la producción y la diseminación de información gráfica. Gente técnicamente proeficiente sin educación visual de a poco se fue fue haciendo cargo. En una era donde la velocidad atropellada de producción es el criterio dominante para el éxito, el diseñador gráfico pierde terreno frente a los técnico expertos, sucumbiendo a la frustración.

En los 70 y 80 muchos diseñadores gráficos se guiaban por la convicción de que el propósito y los principios son más relevantes que el estilo; que la individualidad y la pasión son mas importantes que el conformismo; que la calidad es superior a la cantidad, y el compromiso profesional y la integridad son más importantes que las recompensas financieras.

Sería imposible preescribir un remedio que cure las varias frustraciones de los diseñadores graficos. La profesión está demasiado fragentada por brechas educacionales, filosóficas, económicas y generacionales. Los diseñadores nacidos en la Era de la Computadora tienen una perspectiva diferente de la situación actual que la que tienen aquellos que experimentaron el profundo cambio tecnológico - y nadie quiere volver el tiempo atrás de ningun modo.

Lo que estamos experimentando en el diseño gráfico va de mano en mano con otra evidencia de la declinación social: la obsesión con los valores monetarios y materiales, el ansia de la gratificación instantanea, la falta de buenas costumbres, la falta de atencion, el lenguaje indecente, etc. El diseño gráfico siempre continuará siendo producido de una forma u otra pero nadie puede predecir que forma tomaran las iteraciones futuras. Los seres humanos son solucionadores de problemas así que es probable que los problemas de hoy en día sean la chispa de las oportunidades del mañana.

Visto en: ComputerLove
Artículo original: Youworkforthem

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

<< Home

← PREVIOUS

NEXT →