10 TIPS DE UN DISEÑADOR DE LA VIEJA ESCUELA

Monday, July 02, 2007

Ten tips from an old-school designer
Original article from CreativeBits
(Más abajo mi traducción del artículo)

1. Unplug from time to time.
Get away from the computer and draw, paint, make something or take some photos. Do this often. It will keep you sharp. The computer is arguably the most useful tool to designers nowadays, but in contrast, we've managed to design beautiful things for thousands of years without them. I've noticed a recent surge in the "lo-fi" approach to many international campaigns as of late and less dependence on beveled edges and literally everything throwing a drop shadow. If you sit in front of a monitor and design, try a sketchbook instead. Trust me on this. Good stuff happens.

2. Play with Ink.
I believe that spot color has been sold short by the design community as a whole. Maybe it's just easier to go 4-color on every print job, but it takes a bit of understanding of how inks work before you can really be bold and start breaking the rules a bit and try something different. Try talking your client into a 2-color plus metallic and a spot varnish. Printers live for this kind of stuff.

3. Turn Down Some Work. It's ok.
Every job you accept for each client you have sets precedence for the next job they might offer you. Really... there are clients that you might should send to your competitor. You're thinking of them right now, aren't you? When I first started freelancing, I took everything that came in. Today, I'm somewhat selective and I enjoy my work more. Turning down work that may be "not-so-appealing" is quite refreshing. Especially if it's a rush-job.

4. Keep Learning.
Set aside some time to just learn. Maybe new software, new techniques, watch some tutorials, or read some industry publications. Take the day off and just soak it all in. Try your hand at an art form that you've never considered. It's all about expanding your horizons and sharpening your skills. So turn off the phone and re-read that manual. You just might learn something new.

5. Be cool to work with.
All work and no play makes Jack a dull boy. Most of my clients are stuck in corporate offices or a cubicle somewhere and although it's good to keep a professional attitude, designing should be fun. I learned at an early age that artists are generally expected to be a bit weird, and it doesn't hurt to oblige this notion from time to time. If you can make a simple project exciting for someone stuck in a cubicle, your number will be on their speed-dial.

6. Educate your clients.
I always get a kick out of reading "stupid client" stories. We've all had them. But don't forget that it only takes a minute or two to explain what's what to someone who may not completely understand. Your clients should know enough about the processes we go through to make their work look good so that when the bill arrives, they understand what they are paying for. Many times, clients make stupid assumptions because they simply don't understand. This doesn't make them stupid, just uneducated. So try and explain things. If they won't listen, then you can call them stupid with assurance.

7. Fail Forward.
Try something new and screw it up with grace. Most everything that we have today is a direct-result of miserable failure and new attempts. From the electric light, to open-source software, it's all been trial and error. So don't be intimidated to try something different just because you might fail. Chances are that you will, and if so, try again.

8. Handle your business.
We creative types tend to let the business aspect of what we do slide a bit more than we should. Speaking for myself, I'd much rather be slinging ink or splitting pixels than composing invoices and paying bills. Today, much of my business practices are automated simply because I hate doing that stuff. But I would encourage you to take time daily to check on the books, your schedule, and keep your business in order. Benjamin Franklin, who also had a passion for slinging ink, once said, "Drive thy business; let it not drive thee." Enough said.

9. Go out in the "Big Room."
You know... The one with the trees and clouds and other people in it. I admit, I'm bad about this one. I've gone for days without leaving the studio and weeks on-end without interacting with strangers. Let's face it. Most design work is a solitary task, but it does the spirit good to get out and see if anything has changed since the last time you went out.

10. Pass it on.
Ten years from now, you'll (hopefully) be wiser than you are right now. And if this is the case, pass it on. I have no idea where that old screen printer from my youth is, but I shudder to think where I'd be today if he hadn't taken the time to teach me what he knew. He sparked a lifetime career in less than 30 minutes, and who knows? Maybe you can do the same.



1. Desenchúfate de vez en cuando.
Aléjate de la computadora y dibuja, pinta, toma algunas fotos o haz algo diferente. Hacer esto seguido te mantendrá enfocado. La computadora es, indiscutiblemente, le herramienta más útil para los diseñadores en estos días, pero en contraste, nos hemos arreglado para diseñar cosas hermosas por miles de años sin ella. Recientemente me he dado cuenta de una tendencia en el enfoque de varias campañas internacionales donde el "bajo perfil" es cada vez mas valorado, dependendiendo cada vez menos en el uso de los "bordes biselados" o la aplicación a practicamente casi todo de un "drop-shadow". Si te sentás frente al monitor y diseñas, tratá de bocetar antes. Confia en mi. Las cosas buenas suceden.

2. Juega con tinta.
Creo que la idea de "la mancha de color" le ha sido vendida a la comunidad de los diseñadores como un todo. A lo mejor es mas fácil usar 4 colores en todos los trabajos de imprenta, pero toma un cierto entendimiento en cómo funcionan las tintas antes de que puedas ser valiente y empezar a romper las reglas un poco y tratar de hacer algo diferente. Intentá hablar con tu cliente para hacer cosas a dos colores más una tinta metalizada y un barniz sectorizado por ejemplo. Los imprenteros viven para hacer este tipo de cosas.

3. Rechazar algunos trabajos no es algo malo.
Cada trabajo que aceptás por cada clientes que obtenés sienta un precedente para el próximo trabajo que te ofrezcan. De verdad... existen algunos clientes a los que es mejor enviarlos a tu competencia. Te acabas de acordar de unos cuantos con los que podés hacer eso, no? Cuando comencé mi trabajo como freelance, aceptaba todos los trabajos que me ofrecían. Hoy de alguna manera soy mas selectivo y disfruto más de mi trabajo. Rechazar algunos trabajos que puedan ser "no muy atractivos" es muy reconfortante. Espacialmente si son de esos trabajos que aparecen a las apuradas.

4. Sigue aprendiendo.
Reserva algo de tu tiempo para simplemete aprender. A lo mejor software nuevo, nuevas técnicas, ver algunos tutoriales, o leer publicaciones relacionadas con la industria. Tómate el día y empápate de todo ello. Pruebate en alguna forma de arte que no habías considerado antes. Todo se trata de expandir tus horizontes y afilar tus habilidades. Asi que apaga el teléfono y relee ese manual. A lo mejor aprendés algo nuevo.

5. Se alguien cool con el que se pueda trabajar.
Mucho trabajo y poca diversión convirtieron a Jack en un chico aburrido. La mayoria de mis clientes estan atrapados en oficinas corporativas o en algun cubículo en algun lugar y aunque es bueno mantener una actitud profesional, el diseñar debe ser algo divertido. He aprendido a una edad temprana que se espera que los artistas sean un poco raros o locos, y no hace mal hacer cumplir esta noción de vez en cuando. Si vos podés hacer que un simple proyecto sea algo excitante para alguien que esta atrapado en un cubiculo, tu numero telefonico aparecerá en la agenda de esa persona.

6. Educa a tus clientes.
Siempre me divierte leer sobre esas historias que empiezan diciendo "un estúpido cliente dijo..." Todos nos hemos reido con ellas. Pero no olviden que toma un minuto o dos el explicar algo que para alguien pueda ser difícil de entender. Tus clientes deberían saber lo suficiente acerca de los procesos por los que pasamos para que su trabajo se vea bien, así para que cuando les llegue nuestra factura, entiendan que están pagando. Muchas veces, los clientes hacen suposiciones estúpidas por que simplemente no entienden. Esto no los hace estúpidos, sino simplemente incultos (o ignorantes sobre ese tema en particular). Asi que trata de explicar las cosas. Si ellos no te escuchan, recien entonces los podes llamar estúpidos con toda seguridad.

7. Equivocarse hacia adelante.
Trata algo nuevo y arruinalo con clase. La mayor parte de las cosas que tenemos hoy en día son el resultado directo de equivocaciones miserables y nuevos intentos. Desde la luz eléctrica al software Open-Source, todo ha sido resultado de la prueba y el error. Así que no te sientas intimidado al probar algo diferente solo por que puedas llegar a estar equivocado. Las chances están a tu favor, y si no, inténtalo de nuevo.

8. Maneja tu negocio.
Nosotros, los del tipo creativo, tendemos a dejar la parte del "negocio" en lo que hacemos un poco de lado, mas de lo que debiésemos. Hablando desde mi perspectiva, prefiero desparramar tintar y dividir pixeles antes que confeccionar facturas o ir a pagar recibos. Hoy, la mayor parte de ese aspecto en mi estudio esta automatizado, simplemente por que odio encargarme de hacer ese tipo de cosas. Pero los alentaría a que se tomen el tiempo diariamente en revisar los diarios contables, su agenda y mantener el negocio en orden. Benjamin Franklin, que también tenia una pasión por desparramar tinta, una vez dijo: "Maneja tu negocio, que el no te maneje a ti". No hace falta decir más.

9. Yendo a la "Habitación Grande"
Ya sabés a qué me refiero... Ese cuarto con árboles, nubes y gente en el. Lo admito, soy malo para este tipo de cosas. Me retraigo por días sin salir del estudio y semanas sin interactuar con desconocidos. Enfrentémoslo. el trabajo del diseño es una tarea solitaria, pero hace bien al espíritu salir y ver si las cosas han cambiado desde la última vez que lo hicimos.

10. Transmítelo.
En diez años, serás (con suerte) más sabio de lo que eres hoy en dia. Y si ese es el caso, transmítelo. No tengo idea donde esta ese viejo imprentero que me enseñó durante mi juventud, pero me estremecería pensar donde estaría yo hoy si él no se hubiese tomado el tiempo de enseñarme lo que sabía. Él incentivó una carrera que duraría una vida en menos de 30 minutos, ¿Quién sabe?, a lo mejor vos podes hacer los mismo por alguien más.

Labels:

2 Comments:

At 9:37 PM, Blogger Christian said...

exelente articulo, como siempre un poco de tecnicas de vieja escuela no esta de mas, en este nuestro saturado mundo digital, si no hay problema lo linkeare en mi blog, gracias.

 
At 9:47 PM, Blogger Guille said...

No hay problema, linkee nomás. La blogósfera es una gran sábana endogámica.

Saludos.

PD: tu perfil de blogger está cerrado por lo que no pude saber cuál era tu blog.

 

Post a Comment

<< Home

← PREVIOUS

NEXT →