9 HABILIDADES QUE SEPARAN BUENOS Y GRANDES DISEÑADORES

Monday, October 02, 2006

Cameron Moll ha recopilado en su último post los aspectos fundamentales que presentó en una conferencia dictada recientemente en Texas. Se trata de lo que él ha denominado las nueve habilidades que distinguen a un buen diseñador de un gran diseñador:

Los buenos diseñadores:

* decoran.
* creen que "menos es más".
* resuelven problemas.
* se inspiran en un género.
* macrodiseñan.
* tratan el texto como contenido.
* usan buenas fuentes.
* codifican para una instancia.
* rediseñan.

Los grandes diseñadores:


* comunican.
* creen que "menos" y "más" coexisten.
* previenen problemas.
* se inspiran por la totalidad de su ambiente.
* microdiseñan.
* usan el texto como una interfaz de usuario.
* usan buena tipografía.
* codifican para varias instancias.
* reorganizan.

Mientras un buen diseñador dispone de ciertos elementos y los organiza de manera estética, un gran diseñador se preocupa además porque el mensaje que expresa su diseño llegue a destino. Cabe destacar que al referirse a esta primera habilidad, Moll retoma las palabras de Antoine de Saint-Exupery en El Principito: "sabes que has alcanzado la perfección en el diseño, no cuando no tienes nada más que añadir, sino no hay nada que puedas extraer."

Creer que la máxima "menos es más" es aplicable a todo diseño puede implicar limitarse. En ocasiones la profusión puede ser un buen criterio compositivo, es cuestión de estar abierto a diferentes posibilidades cada vez.

Ya habíamos escuchado alguna vez que mientras los artistas crean problemas, los diseñadores los solucionan. Pero un gran diseñador se adelanta a un problema potencial, tiene visión.

Un buen diseñador se acoge una tendencia y se inspira en ella. Un gran diseñador considera abiertamente todos los elementos de su entorno y sabe cuándo aplicar la impresión que le producen en su quehacer.

Un buen diseñador cuida el conjunto. Un gran diseñador se preocupa además por los detalles.

Los buenos diseñadores tratan el texto como una unidad de información; los grandes, comprenden que el texto es todo un mecanismo de interacción para el usuario respecto del objeto diseñado.

Los buenos diseñadores se valen de buenas fuentes. Los grandes diseñadores usan apropiadamente la tipografía como recurso estilístico y de información.

Los buenos diseñadores codifican para una instancia. Los grandes, consideran diferentes alternativas para codificar.

Un buen diseñador rediseña, parte de una inquietud interna, y sus preguntas suelen ser del tipo: ¿Desde cuando no rediseño? Soy yo ¿o esto luce anticuado? ¿Atraerá más tráfico un rediseño? Las preguntas de un gran diseñador, que sabe cuáles son las fortalezas de su trabajo y cómo potenciar su valor parte de interrogantes como: Las necesidades de los usuarios han cambiado ¿debo adaptarme a ellas? ¿Acaso los valores estéticos actuales desvirtúan la percepción?

La conclusión a estas ideas nos lleva nuevamente a la razón de ser del trabajo de diseño, que es justamnente lo que diferencia además a un diseñador de un artista: las necesidades y problemas que atiende el diseño suelen ser -por lo general- ajenas al diseñador. El diseñador no es más que un instrumento comunicativo en esencia.

Visto en CabañaDigital
Articulo original de Cameron Roll aqui

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

<< Home

← PREVIOUS

NEXT →