NO! AL TRABAJO ESPECULATIVO

Thursday, November 09, 2006

This posters have been donated by Von Glitschka of Glitschka StudiosEn el post anterior me referia sobre aprender de los propios errores y las maximas que lanzan algunos diseñadores/bloggers, ahora encuentro una campaña sobre el trabajo especulativo, que a mi entender, es uno de los azotes que más afectan a la carrera profesional de todo diseñador o potencial diseñador.

Probablemente el 99% de nosotros hemos sido (o estan siendolo sin saberlo) víctimas de éste tipo de explotación, que se aprovecha de la fuerza de la vocacion que nos impulsa, haciendonos tomar trabajos mal remunerados o directamente sin recibir compensacion por el trabajo realizado.

El trabajo especulativo es toda solicitud de servicios que:

- No contempla un pago de honorarios previo al proceso de abocetado y presentación de propuestas.

- No establece claramente condiciones de pago por servicios prestados.

- Te coloca en la situación de competir con otros colegas, con posibilidades reducidas de ganar y/o con un premio o remuneración no conforme al esfuerzo implicado en el trabajo.

- tTu remuneración está sujeta a la ‘aprobación de tu propuesta’ por parte del cliente.

Si un cliente arranca con alguna de estas frases seguramente se está ante un caso de trabajo especulativo:

- “no tenemos presupuesto para costear los servicios de un diseñador profesional, pero…”

- “hazme una(s) propuesta(s), si me gusta(n), ¡el trabajo es tuyo!”

- por ahora no tengo dinero, pero cuando me hagas el trabajo obtendré recursos con los cuales pagarte.

- ¡cómo le vas a cobrar a tu tío? (o abuelo, primo, sobrino, madre, tataranieto…).

En No!Spec han comenzado con una campaña ideada como un esfuerzo para educar a diseñadores gráficos y comunicadores visuales, y a aquellos que hacen uso de sus servicios acerca del efecto negativo del trabajo especulativo con una serie de (innegables) razones para oponerse a esta forma de degradacion del diseñador.

1. No hay garantías

En esencia, los comunicadores visuales venden dos cosas: ideas y tiempo. El trabajo especulativo requiere que el diseñador invierta ambas sin garantía de compensación.

2) No es profesional

Los diseñadores profesionales de ninguna manera prestarán sus servicios sin garantía de pago, a menos que se trate de un trabajo benéfico. Quienes suelen ser objeto de este tipo de práctica son los menos experimentados.

3) Se descuida o se omite la investigación profesional

La resolución exitosa de un trabajo de diseño requiere de investigación acerca de la compañia del cliente, sus necesidades, público y mercado. Los trabajos especulativos no suelen dar un margen de tiempo apropiado para tal investigación, ni suministran los datos necesarios para llevarla a cabo.

4) No hay identificación de las necesidades reales del cliente

Suele pasar que el cliente no está claro en lo que necesita su audiencia, y en lugar de ello pretende basar en su apreciación personal las estrategias comunicativas y de promoción de su empresa.

5) Es Miope

Los trabajos especulativos son por lo regular miopes. Tienden a ser piezas únicas y desvinculadas que desgastan los esfuerzos globales de la compañía en relación con la marca.

6) Reduce valores

El trabajo especulativo reduce el valor de la relación diseñador/cliente. De hecho, no hay una relación real. El proceso se convierte en un ambiente competitivo que frecuentemente impide al diseñador hacer su mejor esfuerzo.

7) Socava los beneficios consultivos

El trabajo especulativo tiende a reducir el potencial de diseño de un artículo o servicio. Los diseñadores profesionales se ocupan en ofrecer servicios altamente especializados para consolidar una marca. Los trabajos especulativos socavan los beneficios consultivos en la relación cliente/diseñador.

8) Devalúa la profesión

Los diseñadores que participan en trabajo especulativo devalúan su profesión y alientan este comportamiento. Suelen ser neófitos atraídos por la ingenua creencia en que serán remunerados acorde a su esfuerzo si al cliente le gusta su propuesta. Este tipo de encomiendas rara vez se materializa y cuando se da, suelen pagarse las tarifas más bajas del mercado.

9) Las ‘changuitas’ y el diseño no combinan (*)

Históricamente, es una práctica común de las agencias de publicidad ‘pichar’ o lanzar trabajos de diseño que requieren la resolución de un problema específico, con una inversión considerable por parte del diseñador. Esto no sería problema si el porcentaje de ganancia de la empresa sobre el trabajo del diseñador no fuese tan considerable. Las grandes empresas suelen obtener grandes beneficios al sub-contratar trabajadores por comisión. El problema no se reduce a una remuneración deficiente y hasta desproporcionada en relación con la ganancia de la empresa, podemos añadir que el crédito del diseñador por este trabajo es nulo.

10) Señales de alerta

Aquellos diseñadores comisionados para llevar a cabo un trabajo especulativo deberían preguntarse por qué el cliente está haciendo la solicitud. ¿Se debe a una falta de entendimiento de la industria? Tal vez ¿no hay suficiente dinero disponible para el presupuesto? ¿El cliente no es claro acerca de sus objetivos? Cualquiera de estas señales debería ser para nosotros un llamado de alerta.

11) La ausencia de contrato no es propia de profesionales

El trabajo especulativo suele hacerse sin contratos, lo cual descarta cualquier beneficio de protección sobre la obra de diseño entre el cliente y el diseñador. El resultado es que los clientes creen que ellos pueden seleccionar una de entre un repertorio de ideas que el diseñador le ha presentado y hacerla por sí mismo o entregársela a un diseñador que cobre más barato, lo cual es ilegal. Muy a pesar de esto, sin un contrato será difícil para el diseñador probar que la idea original ha sido de su autoría.

Mi experiencia sobre el tema.

En mi experiencia puedo decir que estuve en una agencia de publicidad como pasante durante casi un año mientras estaba en el ultimo año de la carrera, acepté el trabajo por que pensé que además de ser un buen comienzo para insertarme en el (hiper reducido) mercado laboral de mi ciudad obtendría una perspectiva que la facultad no me podía dar, y vaya que la tuve, el comienzo no fue del todo bueno comenzaron a cargarme con trabajos sin siquiera explicarme por donde empezar, trabajaba medio día todos los dias excepto el lunes que era el cierre de la publicación que hacian donde nos quedabamos durante todo el día y toda la noche de corrido arrancando el a las 8 de la mañana y terminando a veces a las 6 de la mañana del día siguiente, sin pausa alguna. De la remuneración que supuestamente iba a recibir no tuve noticias hasta cuatro meses después, cuando me trataron de conformar con un dinero que no se condecía con el trabajo que realizaba ni con las responsabilidades que tenía a cargo, tiempo después la cosa se puso peor cuando trataron de pagarme con un canje publicitario que tenían con una empresa de transportes en vez de con dinero en efectivo me ofrecían pasajes de colectivo que yo supuestamente tenía que arreglarme para revender (afortunadamente me negue a aceptar eso).
No solo me desgasto fisicamente el hecho de trabajar y estudiar al mismo tiempo (mi respeto para los que deben hacer eso por que no les queda otra) sino que comencé cuestionarse la propia vocación (Aparentemente debo ser muy cabeza dura porque no terminó haciendome mella en mi vocación, después de todo sigo dedicandome a esto, aunque mi orgullo quedó un poco herido por haber dejado que me usaran de esa forma). No puedo olvidar el día en que harto de tanto abuso me fuí de ese lugar, fué el 21 de diciembre de 2001, mismo día en que Argentina explotaba en una de las peores crisis que ha vivido este país y eso que ha pasado por muchas, llegue a mi casa y los noticieros devolvían imágenes de saqueos y cacerolazos de personas enojadas con un país que los había traicionado.

Asi que no nos victimizemos más y repitamos todos en vos alta, como en sesión barata de autoayuda, jejejeje, hasta que se nos quede bien grabado en las neuronas, ¡No al trabajo especulativo!

(*) Aclaracion: "Changuitas" es una expresión argentina para referirse a los trabajos ocasionales que se realizan cuando se esta desempleado.

Visto en CabañaDigital
Link (por si se lo pasaron de largo mas arriba) No!Spec

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

<< Home

← PREVIOUS

NEXT →